Moving on (o me llevaba la bici ahora o regresaba por ella a la montaña).

Tercera mudanza en 4 meses, segundo embotellamiento en tres años y primer reencuentro con idiotas desesperados que no te dejan cambiar de carril porque prefieren su salvajismo a la civilización (grrr) (never mind).

Así que… Estoy de vuelta en las zonas alcanzables en #bici #DF (céntricas). Ustedes digan rana y yo salto ;D

Moving on (o me llevaba la bici ahora o regresaba por ella a la montaña).

Tercera mudanza en 4 meses, segundo embotellamiento en tres años y primer reencuentro con idiotas desesperados que no te dejan cambiar de carril porque prefieren su salvajismo a la civilización (grrr) (never mind).

Así que… Estoy de vuelta en las zonas alcanzables en #bici #DF (céntricas). Ustedes digan rana y yo salto ;D

Each man fortunate enough to benefit to some degree from this legacy of culture seemed to me responsible for protecting it and holding it in trust for the human race.
Marguerite Yourcenar
#TráficoDF El principal problema no es el transporte público, pero supongo que eso ya todos lo sabían… Ajá. El problema principal es el circulo vicioso “expansión urbana - necesidad del automóvil”. Y cada persona ocupando 12 veces su espacio -sola en su automóvil-, o más, en el espacio público -la calle- y teniendo casas donde podrían caber 3 departamentos, o más. O que las casas accesibles económicamente estén hasta las periferias, donde hay menor demanda… Y que además mucho de esto sea aspiracional, es decir, que la vida suburbana nos inspire y de propósito a nuestras vidas… Cambiar el sueño urbano, basados en hechos, no en espejismos, es la tarea. Y ahí va.

#TráficoDF El principal problema no es el transporte público, pero supongo que eso ya todos lo sabían… Ajá. El problema principal es el circulo vicioso “expansión urbana - necesidad del automóvil”. Y cada persona ocupando 12 veces su espacio -sola en su automóvil-, o más, en el espacio público -la calle- y teniendo casas donde podrían caber 3 departamentos, o más. O que las casas accesibles económicamente estén hasta las periferias, donde hay menor demanda… Y que además mucho de esto sea aspiracional, es decir, que la vida suburbana nos inspire y de propósito a nuestras vidas… Cambiar el sueño urbano, basados en hechos, no en espejismos, es la tarea. Y ahí va.

No hacia falta que nadie le señalara a Camus las deficiencias de “Occidente”, pero la experiencia del totalitarismo le había enseñado que la dignidad jamás podría prosperar sin el respeto por los derechos humanos y la defensa de unas libertades democráticas consagradas en la Constitución. Sin libertad de pensamiento y de expresión, sin el derecho a pensar de otra manera, a ser distinto y a discrepar, todos los demás valores se hallan indefensos.
Rob Riemen, Nobleza de espíritu, p. 128. Editorial DGE / Equilibrista, México, 2008